HISTORIA E CIENCIAS SOCIAIS

28 nov. 2011

No Tribunal Supremo, unha gota no mar

La última Real Academia sin mujeres elige a la primera

Por: Charo Nogueira. Mujeres. El Pais, 29. 11. 2011

Encarnación Roca. / GORKA LEJARCEGI

Era la única que quedaba sin mujeres en sus filas. La Real Academia de Jurisprudencia y Legislación ha elegido por primera vez a una académica para ocupar un sillón. Se trata de la jurista Encarnación Roca Trías, catedrática de Derecho Civil y jueza del Tribunal Supremo. Una mujer acostumbrada a ser pionera penetra en el último gran bastión académico 100% masculino. Lo ha conseguido a la segunda.

Roca (Barcelona 1944) se convirtió en la primera catedrática de Derecho Civil de España en 1978. En aquella oposición sintió, por primera y única vez, que ser mujer podía ser un inconveniente. "Me costó más ganar la plaza que si hubiera sido un hombre. Lo tuve que hacer mejor y me hicieron sentir muy incómoda. Mi maestro me dijo tras el examen: 'si no sale bien será un escándalo, pero puede haber un escándalo'. Y no lo hubo", afirma la flamante académica. Con la cátedra en el bolsillo, una docena de años después rompió otro molde: fue la primera mujer que entró en la Academia de Jurisprudencia y Legislación de Cataluña, en 1980. Esta experta en derecho catalán de familia se convirtió luego en la primera jueza en la sala de lo Civil del Tribunal Supremo, donde fue la cuarta que accedía al organismo.

-¿Cómo se vive con tanto récord?

-"Normal. Si no se trabaja no hay récord que valga, y a mí me gusta mi trabajo".

Con semejante curriculum, Roca solo ha conseguido entrar a la segunda en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación (RAJL). En la primera oportunidad, meses atrás, había otro candidato más y el sillón quedó vacante al cabo de tres votaciones. El pasado 21 de noviembre, como candidata única, Roca ganó a la primera. Sus valedores, Eduardo García de Enterría, Aurelio Menéndez Menéndez y Ramón López Vilas, pudieron respirar tranquilos. "No ha costado mucho. Todas las cosas tienen que tener su maduración. Hay grupos, capillas... hay que ir encauzando las cosas", explica el presidente de la RAJL, Landelino Lavilla, ministro de Justicia con Adolfo Suárez.

Lavilla, que inscribe la entrada de la primera académica, en una "fase derenovación" de la institución, quita hierro al retraso: la de Jurisprudencia y Legislación era la única de las grandes reales academias sin mujeres en sus sillones. Sus orígenes se remontan al 1730, y aunque el presidente deja caer que quizá Victoria Kent o Clara Campoamor formaron parte de ella, no puede dar fe. En cambio, concede que en la elección de Encarnación Roca es aplicable aquella frase de Suárez: "Hacer normal lo que en la calle es normal".

Roca, que acabó la carera de Derecho en tiempos en los que las mujeres tenían prohibido el acceso a la judicatura -una vocación que nunca sintió-, cree que antes de morir verá más juezas que jueces en el Supremo. Ya tiene el discurso de entrada pensado -sobre la influencia del cambio social en el derecho de sucesiones- y algo muy claro: quiere aportar su "visión abierta" a la veterana casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario